lunes, 22 de febrero de 2016

Caja decorada para botones y madejas ¡de Galleta!


Este tercer lunes de mes es festivo ¿lo sabías?

Síii, porque hace un año que nuestra querida Anna Llansa creó 
Los Lunes de Aprendiendo de todo un poco
un reto magnífico para que activasemos nuestra creatividad, 
aprendamos distintas técnicas todos a la vez
y nos maravillemos con las versiones de cada participante.

El mes pasado las chicas de Decosur Vintage 
fueron las ganadoras y propusieron como tema...
 "Decorar cajas o cajones, en cualquier técnica"
asi que inspirándome en una frase de nuestra anfitriona
en cuanto llegue a la Fiesta diré:
"¡¡Tu Reto me  gusta un montón , y como muestra un botón!!"

Ya podéis abrir la caja que ésto ya no pasa...
porque mis hilos y botones son comestibles, claro!

Puedes usar tu receta favorita de galletas de mantequilla o la de mis "galleto-gafas"
 ¿que no la viste? pues no te las pierdas y pincha en el enlace.
 Para no alargarme demasiado sólo pongo algunas fotos del proceso:
Cuanto tengas hecha la masa de galletas (yo doblé las cantidades), divídela en tantos trozos como colorantes comestibles tengas o quieras usar; yo les he puesto rosa, azul y verde y para el marrón le añadí un poco de chocolate en polvo (puro, Valor) los tapas con film de cocina y se guardan una hora en la nevera. 
Cuando haya pasado el tiempo, saca una de las masas, estira con el rodillo sobre papel de horno (a un grosor de 4 ó 5 mm.) y ve cortando con algún cortapastas redondo o vasito. Marca otro círculo más pequeño con cualquier cosa que sirva para ello, por ejemplo la parte de atrás de una boquilla y por último, apretando con una  pajita puedes cortar los agujeros.
Se retira la masa sobrante alrededor (que se reserva)  y se guarda la bandeja con los botones en la nevera, repitiendo el proceso para los demás.
Mientras se precalienta el horno a 180º hacemos los "cartones" de las madejas de hilo con la masa reservada; sólo hay que dibujar su forma en papel de hornear y recortar alrededor. Cuando ya estén horneadas todas las galletas (unos 10 minutos) y frías se enrolla regaliz alrededor (para las bobinas) simulando los hilos o pasándolas por los botones y que parezca que están cosidos. 
(He usado estas bandas de gominolas y fuí cortando cada tira de color)
Listas para guardar y sorprender con estas galletas...?
Noo...hasta que tengamos preparado su costurero:
Pintando una caja de vino y otra de gambas con colores acordes a la servilleta que empleé para hacer decoupage en la tapa la transformación ¡está servida!
El interior lo forré con un papel decorado a tono, tijeras y cinta métrica para la caja grande y una máquina de coser antigua para el fondo de la pequeña.
La tapa lleva en el centro una blonda de pastelería, en medio una imagen vintage que encontré por pinterest y unas florecitas de raso para completar el conjunto.

¡Me encanta cómo queda!
Los laterales los adorné con botones variados e imágenes a las que enrollé lana, cordón...


Una vez comidas las galletas cerramos la caja doble:

Y abrimos de nuevo para llenarlas con las cosas de costura



Me voy a la celebración del primer aniversario por aquí
¿Te vienes?