miércoles, 25 de noviembre de 2015

Galleta-gafas de cristal (de "La princesa y el guisante")


Los días 25 de cada mes llega el proyecto de Una galleta, un cuento y si te estás preguntando ¿Qué tienen que ver unas gafas de galletas de cristal y el cuento de "La princesa y el guisante"...? -que eligió Patricia- enseguida lo "verás".
 
Siéntate mientras horneo estas deliciosas galletas de mantequilla, con un centro de caramelo traslúcido , que crujirán en tu boca mientras te cuento el cuento (a mi manera, claro)
INGREDIENTES:
-250 grs. de harina
-125 grs. de azúcar
-100 grs. de mantequilla 
-1 huevo
-una pizca de sal
-1/2 cucharadita de esencia al gusto (vainilla o limón por ejemplo)
-caramelos de colores

PREPARACIÓN:
-Batir la mantequilla con el azúcar,cuando quede fluída añadir el huevo.
-Echar la pizca de sal, la esencia y batir de nuevo. Por último incorporar la harina tamizada poco a poco mezclándola a la vez con una cuchara de madera.
-Envolver la masa con film transparente de cocina y guardar en la nevera 1 hora como mínimo (tiene que estar fría para que no se deforme luego al cortarla)
 -Sacar la masa y cortarla en dos trozos para manejarla mejor.
 -Estirar con el rodillo sobre la encimera enharinada, dejándola de un grosor de 1/2 cm. Cortar círculos o la forma que queramos con cortadores de galletas (o plantillas de cartón) y aplicar otro cortador más pequeño dentro, para que quede el centro hueco. Llevarlas a la bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado.

-Machacar los caramelos (cada color por separado) en trocitos. (No hace falta molerlos tanto como hice yo, pero así controlé mejor la cantidad a poner)
-Rellenar el centro hueco con los caramelos molidos, de forma que no sobresalga ni manche los bordes de la galleta, pero que quede bien relleno.
-Hornear diez minutos aprox. a 180º (calor arriba y abajo)
-Sacar la bandeja y ¡no tocar el caramelo! hasta que se enfríe, cuando se haaya solidificado de nuevo y ya podamos ir desprendiendo con cuidado el papel de las galletas sin que nos quememos ni se quede pegado el caramelo al papel rompiéndose la película que se forma a modo de "cristal"
-Decorar al gusto, con glasa y sprinkles.
Nota: Para pegar las patillas de las gafas he usado chocolate derretido, presionando con la mano hasta que no se cayera, Luego meterlas en la nevera para que se endurezca más la unión.



Mientras esperamos a que se sequen...puedes ver clicando aquí el recopilatorio con todas las recetas de mis compañeras y seguir leyendo ésto si quieres...


Era una fría noche de otoño y las calles olían a galletas recién horneadas cuando empezó la tormenta. La lluvia golpeaba los cristales, los árboles se estremecían con el viento y los relámpagos iluminaron por un instante a quien llamó a la puerta del castillo: Toc, toc!! 

El  príncipe en persona abrió y ¿a quién encontró? a una linda muchachita empapada hasta los huesos: "Hola, e-esto ¿puedo pasar...? aatchís! soy una princesa...de verdad.

La reina se asomó y pensó "sí, claro y yo soy  Cleopatra" jjj, pero vamos a ver si mi niño después de tanto buscar novia y no convencerle ninguna le va a hacer ojitos a una plebeya...(le pondré un guisante debajo de tropecientos colchones, si es capaz de notarlo daré mi aprobación y si no, será mi diversión!)

Cuando la alcoba estuvo preparada y la mocita fué a acostarse...pensó: "Ay, éste príncipe qué gafas tan bonitas tiene, pero parece que me quisiera hipnotizar de tanto mirarme..."
Y ahora...¿cómo voy a subirme a esta cama taan alta?
Uyyy, que me caigo!!!!
 "Qué rarito es ésto, ¿a cuento de qué tantos colchones? no sé, pero menos mal que con mis gafas de visión nocturna veré qué es lo que pasa...
No puedo pegar ojo, brrr ¡qué escalofrío en la espalda! Esto no puede ser, ahora mismo me levanto e investigo....ya sé, me pondré mis gafas de aumento (menos mal que he venido preparada)
 Ohh, pero ¿qué hay aquí? si ésto es...
¡Un guisante congelado!






¿A quién se le ocurre...? bueno, diré que mi piel tan sensible notaba como si hubiera una piedra entre los colchones y eso no me dejó dormir...¡porque voy a tener unas ojeras que no voy a poder disimular ni con la mejor colección de gafas!
 Por la mañana, la primera pregunta en el desayuno fué...
-¿Qué tal has dormido, bonita?
-Ups, fatal! porque casi me caigo de la cama y me dolía la espalda como si hubiese estado tumbada sobre una piedra.
-Oh! ¿has oído Agustín? ¡es una verdadera princesa! pues su desvelo demuestra que es capaz de sentir las "dificultades de la vida" (Nota de la cuentacuentos: tú, fíjate, jaja)
-Sí, madre; pero yo tuve la corazonada antes, sin necesidad de pruebas. 
Y después de casarse Agustín y Felicidad (pues así se llamaba la princesa) 
se dedicaron a escribir "La filosofía del guisante" 
y a crear y vender gafas de todas las formas, colores...y sabores
 poniéndolas de moda en el reino, porque todos querían mirar a través de ellas.

Unos querían ver la vida de color rosa, 
otras querían ver a su príncipe azul, 
otros se deslumbraban con el amarillo...
y todos huían de los marrones (a ver...jjj
pero lo que fué indiscutible es que...
 
El éxito de ventas fueron...
Y tú...¿ya tienes las tuyas?


Editado:
¡Chic@s, mi propuesta ha sido la ganadora! y entonces elijo el próximo cuento, que será...
¡ya lo veréis en enero!