miércoles, 18 de noviembre de 2015

Dátiles rellenos con pistachos y acaramelados


¿Quién se viene de viaje al desierto...?
Seguro que os encantará andar y andar y andar...
¡hasta un oasis por fin encontrar!
¿Dónde está el voluntario para subirse a una palmera datilera?
 ¡ése que es el más hábil y ágil! 
que trepe por las cuerdas y nos coja un racimo con cientos de frutos...
Si al bajar no se le caen, de ellos podremos disfrutar!!
Están tan deliciosos y dan tanta energía, 
que podremos hacer el camino de vuelta con sólo un dátil cada uno
eso sí, resistiremos tres días (según un dicho beduino):
En el primero nos comemos la piel, en el segundo el fruto y en el tercero...
¡el hueso!

Pero ya puestos yo preferiría llegar al tercer día por lo menos con un dátil acaramelado y relleno con pistachos, como éstos preparados según la receta del Reto de la marquesa de Paraberes.

INGREDIENTES:
-25 o 30 dátiles grandes (los míos sería tamaño XXL porque usé 15)
-60 grs. de pistachos (los pesé sin la cáscara exterior)
-60 grs, de azúcar glass
-60 grs. de mantequilla (sin derretir)
-1 copita de kirsch (yo usé 1/2 copita de vino dulce)

Para el almíbar:

-250 grs. de azúcar
-100 ml. de agua
-1 cucharada de jugo de limón

PREPARACIÓN:
Quitar la cáscara exterior de los pistachos y echarlos en un cazo con agua hirviendo, dejarlos cinco minutos y retirar.  Pelarlos y secarlos con un papel de cocina.
Machacarlos en un mortero hasta que quede una pasta fina.
Añadir el azúcar glass, el vino dulce y la mantequilla. Remover hasta que quede una pasta fina y homogénea.
Guardar en la nevera hasta que se endurezca y entonces se pone en un mármol espolvoreado con azúcar glass y se hace rodar hasta formar un cilindro que se va cortando en trocitos para rellenar los dátiles.
Hacer un corte a lo largo en cada dátil para sacarle el hueso e ir rellenándolos con los trocitos (a los que se les da forma ovalada)
(Yo no me esperé a que la masa se endureciera porque no tenía tiempo y los rellené con la masa aún blanda con una cucharita. El resultado es el mismo porque luego al guardarlos  en la nevera cogen cuerpo igualmente)


Los metemos en la nevera y mientras tanto hacemos en un cazo al fuego un almíbar con el agua, azúcar y zumo de limón (a 40º según la receta de la marquesa). 
Ir sumergiendo con cuidado los dátiles rellenos unos minutos y sacarlos para ponerlos después en cápsulas de papel rizado.
También preparé otro de los rellenos para frutas acarameladas que se incluyen en la receta original, mezclando 75 grs. de coco rallado en un almíbar a punto de hebra (hecho con 200 grs. de azúcar y 50 ml. de agua) Cuando hierva 1 minuto se retira y se deja enfriar. Con esta pasta rellené unas ciruelas pasas.


Oh, dulcísimos dátiles!! los muy golosos estáis de enhorabuena
al poder degustarlos tan maravillosamente rellenos.
¡Ya sólo os queda suspirar antes de volver a por más!

 
Pinchando aquí podéis ver las recetas que han preparado las compañeras.