domingo, 25 de octubre de 2015

Lenguas de Gato (con botas)


http://congorritoydelantal.blogspot.com




 



 rase una vez un Proyecto muy bonito llamado "Una galleta, un cuento" organizado por Patricia, del blog Patty's Cake.
Esta fiesta temática sobre un cuento clásico la ganó el mes pasado Viví del blog"Hoy cocina Viví" por eso es la anfitriona de esta vez, y ha elegido para la ocasión "El gato con botas", en el que me estreno con gran ilusión.



 INGREDIENTES:

-125 grs. de mantequilla (a temperatura ambiente)
-160 grs, de harina de repostería
-160 grs. de azúcar glass
-1 cucharadita de esencia de vainilla
-2 claras de huevo

-Una manga pastelera con boquilla lisa de 5 mm.

El hijo pequeño de un molinero fué el único de sus hermanos que recibió como herencia...
¡al gato de la casa! lo que hizo que se sintiera muy decepcionado ¿y ahora cómo se ganaría la vida, si no tenía el molino o por lo menos al burro? 
Sorpresa!! el gato dominaba la "lengua" humana y le dijo que no se preocupara...tan sólo tenía que confiar en él y darle sus botas y una bolsa y pronto harían fortuna.
Poner en un bol la mantequilla y el azúcar. Batir hasta que quede una mezcla cremosa.

Ni corto ni perezoso, allá que se fué a cazar; y como era muy listo al Rey fué a visitar para ofrecérselo -con mucha labia- de parte de su "señor, el marqués de Carabás"
Con paciencia, durante meses, siguió haciendo lo mismo hasta que se ganó su confianza. 
2-Añadir la esencia de vainilla, mezclarlo bien.

Un día, aprovechando la oportunidad de ver pasar al rey y su hija de paseo en la carroza, rápidamente trazó un plan. Y esa lengua se activó de nuevo y chilló a pleno pulmón: "Socorro, han robado a mi señor y no le han dejado ni sus ropas" 
3-Verter las claras una por una.

Cuando éste salió del río, ya ataviado con elegantes ropajes (que el rey mandó buscar) la princesa se enamoró perdidamente, pues el muchacho era dulce y estaba de buen ver. Y mientras se ofrecieron para llevarlo a su residencia...el gato se temió lo peor (pues nada tenían) y corrió con sus botas hasta encontrar el castillo del Ogro, que atemorizaba a los aldeanos.
4-Batir bien para que queden integradas.

De nuevo dió buen uso a esa lengüita que tenía...y puso a prueba la poca inteligencia del ogro, convenciéndolo para que se convirtiera primero en un león y luego en un ratón, que de un bocado se zampó!
5-Ir añadiendo la harina tamizada poco a poco...


Así pudieron presentarse como dueños de todas esas tierras y el castillo, haciendo ver al rey que disponían de muchas riquezas.



6-...mezclando con una cuchara de madera.

Por tanto, el Rey accedió a dar la mano de su hija al hasta ahora desconocido, Marqués de Carabás.
7-Precalentar el horno a 160º. Meter la masa en la manga pastelera y formar tiras de 6 cm. de largo sobre la bandeja forrada con papel de hornear, dejando espacio entre cada una (porque se expandirán)

8-Hornear unos 12 minutos aproximadamente. Estarán cuando los bordes de las galletas se pongan dorados.

Poco después se casaron y fueron felices y comieron perdices.
Ah! y de postre...me dijo un pajarito que degustaron lenguas de gato en honor a su fiel compañero; pero no unas cualquiera, si no las preparadas por la repostera del reino, María E.mg je, je, reproduciendo eso sí...
 9-Sacar y dejar que se enfrien un poco antes de retirarlas con una espátula y colocarlas sobre una rejilla.

¡¡La receta del gran Lauderée!! La confitería de lujo más famosa de París.
Su fundador, Louis Ernest-Lauderée curiosamente también fue un molinero, 
para luego ir prosperando desde que cambiara la política por la repostería 
y abriera en 1862 su primera tienda.
¿Sería que también heredó al gato? 
¿O por el contario, en lugar de menospreciar su  capacidad
 confió en su propio ingenio y creatividad...?
10-Para presentarlo en la corona, cortar dos tiras de masa quebrada y ponerlas en el lateral de un molde engrasado. Pegarlas entre sí con la yemas sobrantes y pincelar también la masa. Pegarle el adorno que queramos, almendras en láminas, fruta confitada, etc... Hornear 15 minutos a 180º. Cuando se enfríe, desprender con cuidado.

El gato con botas es un cuento popular europeo, recopilado en 1697 por Charles Perrault en sus Cuentos de mamá ganso.
http://congorritoydelantal.blogspot.com

¿Te acordabas del cuento? ¿Vas a preparar la receta? 
Anda díme...
                                                  ¿O te comió la lengua el gato?


 Qué ganas tengo de ver aquí lo que han preparado mis compis!