viernes, 10 de julio de 2015

Bolitas de dátil (con ghee)

Esta receta es la que más me llamó la atención de entre todas las que aparecen al principio  de cada capítulo del libro "Recetas y confidencias" de Ann Pearlman. 

El club de las galletas formado por un grupo de 12 amigas es la excusa perfecta para reunirse todos los años el primer lunes de diciembre, retomar su amistad en el ambiente navideño y ponerse al día de lo sucedido en sus vidas, aportar nuevas recetas y por supuesto... probar de cada docena con las que se obsequian en el intercambio galletero.
¡¡Después de su lectura te entrarán unas ganas tremendas de preparar galletitas!!
Menos mal que esta receta llamada "Mahyoosa" no requiere horno. 
Una de las amigas de esa reunión lo que celebra es el Janucá (festividad judía) 
y lleva estos dulces hechos a base de dátiles y frutos secos, 
toda una exquisitez para el paladar.

INGREDIENTES:
-400 grs. de dátiles
-1 cucharada de mantequilla
-1/2 taza de *ghee (mantequilla clarificada)
-1 taza de harina integral
-1/2 cucharadita de cardamomo molido
-1/2 taza de frutos secos troceados finamente (yo: anacardos y avellanas)
PREPARACIÓN:
-Picar los dátiles y machacarlos en un mortero junto con la cucharada de mantequilla (o en un robot de cocina) hasta que se forme una pasta, que reservaremos.
1-Si habéis hecho el ghee con antelación, un día antes por lo menos, se habrá solidificado y entonces habrá que derretirlo en una sartén a fuego medio. (Yo como lo hice casi seguido no me hizo falta, aún seguía líquido como en la foto de más abajo)
Ir espolvoreando la harina y cocer sin dejar de remover hasta que adquiera un tono marrón claro (unos 5 minutos)
2- Añadir el cardamomo... 
3- y la pasta de dátiles. Bajar el fuego y seguir cociendo, removiendo con frecuencia hasta que todos los ingredientes se hayan mezclado bien.
4-Añadir los frutos secos molidos. Retirar del fuego y dejar enfriar lo suficiente como para poder manipular la mezcla .
Con las manos, ir cogiendo trozos del tamaño de una cucharada aprox. y formar bolitas con ellos. Colocar en moldes de papel para trufas.

**Ghee:
Es un tipo de mantequilla clarificada, muy famosa en la India por sus cualidades terapéuticas. Considerada "oro líquido" o purificada, pues se elimina el 80% de las grasas saturada a través del proceso de ebullición al que se somete. Esto provoca que se separe y desechemos la proteína de la leche, quedando sólo la parte oleosa, siendo más digestible (incluso pudiendo tomarlo los intolerantes a la lactosa). Además es ideal cuando hay que freír, porque ahora ya soporta altas temperaturas sin quemarse (por ejemplo, en la receta anterior del lenguado a la molinera)
-Se trocea una barra de mantequilla sin sal y se pone en una cazuela a fuego medio. 
-Se derretirá hasta ponerse líquida. Mantenerla siempre destapada y remover con una cuchara de madera. Los sólidos irán subiendo a la superficie formando una espumilla que no hace falta retirar (se irá evaporando) Mantener hirviendo a fuego medio.
-Se formarán burbujas grandes, bajamos el fuego y removemos de vez en cuando para que no se peguen los restos sólidos al fondo (se trata de que se tuesten un poco pero sin llegar a quemarse, pues lo estropearía todo)
-Cuando esté de color dorado transparente y con una espuma finita por arriba ya estará listo. Huele muy bien!
-Dejar enfriar un poco y filtrar por un colador de tela. Enfriar totalmente a temperatura ambiente antes de taparlo. (Se irá solidificando y dura muchos meses sin necesidad de nevera) 
Fuente: proceso más detallado aquí
Salieron 30 bocaditos. Guardar en un bote hermético, se conservarán varias semanas.
Como curiosidad, deciros que buscando por la red esta receta cuyo nombre y elaboración eran completamente nuevos para mí, encontré en un blog de gastronomía judía algo parecido. Enseñaban unas bolitas con dátiles (para celebrar su año Nuevo) en el que no se usa ni harina y ni ghee pero sí media taza de miel y 2 cucharaditas de canela. 
Por lo visto es la receta (de dulce de dátiles) más antigua encontrada en Egipto
 (en el año 1600 a.C.) descifrada de un ostracón (fragmento de cerámica) 
y que podéis leer ahí si queréis hacerlas.
 ¡Son más fáciles aún!