jueves, 11 de junio de 2015

El Campeón de los solomillos y la ensalada Reina de corazones

Hoy tengo el honor de presentaros a un caballero y una dama:
"All-Star Sirloin" & "Queen of Hearts salad" 
que andaban separados en capítulos distintos de su libro 
esperando que por un golpe de suerte alguien abriera sus páginas 
y los uniera en un sólo plato...

   Desde hace bastantes años una joven y esbelta Reina venida de lejos
 estaba entre sus líneas y era la favorita en las cenas de verano de la familia:
   
-En su gracia al hablar contaba con: sal, orégano, sazonador de especias italiano y queso parmesano rallado (1 cucharadita de cada) 
-Y destilaba tanto estilo: aceite de oliva y vinagre de vino
-Que con una pizca de su mirada hacía polvo a unos...Ajo y "Cebollo" 
-Y a otros les robaba directamente el corazón: Palmito y "Alcachofo" (los tenía en el bote)


Por su parte, Solomillo, criado en un ambiente sano y puro
en cuanto llegó a la mayoría de edad y se embarcó en los viajes pertinentes 
para completar su educación...dejó rienda libre a su lado más carnal 
fumando tomillo cuanto se le antojaba
y siendo repetidas veces pillado in fraganti  frotándose con lo mejor
 de cada especie (Cayena, Pimienta) y hortalizas (Ajo y Cebolla-que ya estaban molidas-) 



Menos mal que antes de volver a la Corte se arrepintió, soltando grandes lágrimas de jugo y se dedicó en adelante a dar de comer al hambriento, mostrando su gran calidad "vacuna"


 Gracias a sus sacrificios se ganó a pulso el nombramiento del Rey Carlos II:
Recordaba con gran orgullo cómo cuando lo sirvieron por 1ª vez ante él
en una de sus numerosas fiestas, por su jugosidad y empaque
el rey quedó de tal modo fascinado, 
que se levantó y desenvainó su espada nombrándolo allí mismo...
 ¡¡Caballero!!
Estas fueron sus palabras:
"Loin, te nombro Caballero y desde ahora serás conocido como Sir Loin"

A lo que siguió una celebración por todo lo alto ¡con gran alegría de todos los presentes!
y en la que aprovechó para anunciar como un campeón el compromiso nupcial con la Srta. Ensalada, única reina de su corazón (ya que ésta también había rectificado sus dosis picantes, siendo ahora más equilibrada que nunca).
Y haciéndole ella partícipe, en tan bella estampa, de su título de tratamiento...
 "Sé un derrochador con el aceite, un avaro con el vinagre, 
un hombre de estado para la sal y un loco para la mezcla"

Quedaron unidos en el mismo plato por los siglos de los siglos

He aquí un retrato de nuestros protagonistas, actualizada a día de hoy: 


Y una instantánea del acto oficial recogido en el álbum familar.
Imposible encontrar semejante historieta (invención de mi alocada mente bloguera) en el libro mostrado más arriba, pero sí todo tipo de suculentas recetas de 1890, llenas de sabor mostrando al lado su versión más saludable y adaptada a los tiempos modernos sin tantas grasas, cremas, huevos ni sal como se acostumbraba en la cocina norteamericana existente en La Casa Blanca en esos tiempos.  
Y salpicada de ilustraciones junto con pequeñas curiosidades, citas y etiqueta en la mesa. 

Espero que os haya gustado.

57 comentarios:

  1. Me ha encantado esta bonita y DELICIOSA historia!!!!!!
    Muy interesante, divertida y finalmente.... Para chuparse los dedos!!!
    Un plato REALMENTE riquísimo!!!
    Besitos y feliz día!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Eres increible!! ¡¡Como te superas presentando tus deliciosos platos!!
    Una receta absolutamente completa y exquisita. ;))
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  3. Una historia deliciosa,digna de formar parte de cualquier libro que se precie.Menuda eres,que inventiva!
    La receta para chirse los dedos,ya estamos salivando!
    Muchos besos y feliz tarde

    ResponderEliminar
  4. Un buen matrimonio sin duda, casan perfectamente y hacen las delicias de todo el mundo en cualquier época del año. Es que son sanos y bien avenidos.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Ja, ja, pues larga vida matrimonial para los dos. Conmigo los pobres no van a tener larga vida, me los voy a comer a los dos y al mismo tiempo! !! La pinta de este plato es sensacional, digna de reyes de verdad. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Ohh... qué historia de amor más romántica... me ha encantado... la he leído de pé a pá casi sin respiración por ver qué final les augurabas a ambos... magnífica idea, María y las fotos de las nupcias geniales... jajaja!! Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
  7. No me gusta especialmente la carne roja pero tengo que decir que tu plato se ve tan apetecible que me lo comería enseguida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Un plato perfecto para mi, me ha encantado conocer esta linda pareja!!
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  9. chulisima historia un plato para chuparse los dedos

    ResponderEliminar
  10. Hola María... Hoy ha tocado receta-novela y me ha encantado
    Creo que este caballero y esta dama nacieron para unirse ;-)
    Felicidades por tu talento
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Ay que tentaciones nos pones, que buen platillo de solomillo!! Menos mal que no vivimos en la misma ciudad que si no me tendrias tocando el timbre seguido para que me invitaras a comer, jeje!
    Bs!

    ResponderEliminar
  12. Hago una pomposa reverencia y sonriendo me quito el sombrero ante la narradora, tomo el dorso de su mano y la beso, me incorporo y mis manos se encuentran para apaludir lenta pero firmemente:
    - "Bravo, bravisimo!" observo de nuevo la exquisita narracion, y de nuevo sonrio al contemplar los retratos de ambos protagonitas " Impecable, perfecto" suspiro emocionada.. "Hoy se ha superado".

    ResponderEliminar
  13. Veo que la receta hoy va de realeza y campeones y espero estar a la altura de la misma cuando la prepare en casa, porque te aseguro que la haré

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  14. En casa de la foto familiar no iban a quedar ni los apellidos, jajaja, que me encanta un buen solomillo y lo has sazonado de fiesta, hija, qué cosa más rica!
    Un besito

    ResponderEliminar
  15. Eres la bomba le sacas una historia a cualquier cosa, el plato muy rico besitos

    ResponderEliminar
  16. Madre mía ¡¡¡¡ qué rrrriiiicoooo !!!!

    Mil saludos, reverencias y loas a Sir Loin y su bella Dama

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué arte tienes, niña, inventando historias! No nos hemos podido reir más con ese solomillo díscolo que fumaba y se frotaba... jajajaja ¡Menos mal que al final se reforma! No apuntamos la fórmula para aliñar bien las ensaladas, que la última parte siempre la olvidamos.

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  18. Si lo ve mi hijo, se come hasta el plato huuuuuu.Delicioso todo.Doris

    ResponderEliminar
  19. Una receta deliciosa!!! me ha encantado la historia, que risa!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  20. Qué bella historia, y como tenía que ser con final feliz :) Menuda época de crápula tuvo don solomillo, como me he reído con lo que se fumaba y a quien se arrimaba jajajaja
    Forman una pareja muy apetecible, ñam ñam para comérselos ahora mismo!!!
    Y muchos bravos por tu inventiva!!! Y ahora en serio porque no soy editora que sino te encargaba para ya un libro que seguro sería best-seller!!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  21. menuda recetaca *_* y que historia jajaja

    ResponderEliminar
  22. Sin duda una pareja ideal, simpática y original historia. Delicioso plato, besos.

    ResponderEliminar
  23. Hola María. Eres única en el género blogueril jj. Una alocada historia, según dices jj, la del solomillo y la ensalada, en determinados párrafos un tanto picantes jj por aquello de la pimienta y de la cayena jj.
    Una entrada repleta de buen humor, escrita de una forma muy original y que con solo ver las fotos se sobreentiende que lleva y como se prepara. Estupenda entrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Que buena presentacion, si la vista no engaña, tiene que estar divino. Un beso

    ResponderEliminar
  25. Me dejas boquiabierta por dos razones, una tu imaginación para dar la receta que no tiene limites y dos que veo la receta en esas fotos y me entra un hambre atroz, y los retratos dignos de ver María¡¡¡¡
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Que arte tienes para contar historias!! y para representar este matrimonio tan bien avenido dentro de un plato!! Deliciosa combinación. Bs.

    ResponderEliminar
  27. Te quedo fabuloso, menuda pintaza tiene esta pareja, y que historieta tan bonita, me ha encantado, pero más el plato claro jeje...Besss

    ResponderEliminar
  28. Alocada mente y muy ingeniosa María, jiji! Eres única contando historias de tus recetas, y esos jugosos ingredientes, qué arte tienes dando vida a los platos!! Te ha quedado con un aspecto delicioso, si cada uno de forma independiente está bueno, ese acto oficial debe ser de chuparse los dedos!!
    Muchos besos guapa, disfruta del finde!

    ResponderEliminar

  29. Palavras gentis são um favo de mel, doçura para a alma
    e saúde para o corpo.(Pr 16,24)
    Obrigada amiga, pela visita atenciosa!
    Beijo grande, Marie.

    ResponderEliminar
  30. Con lo que a mi me gusta la carne... y poco hecha ummm!!! Un plato de lujo!!! Bss

    ResponderEliminar
  31. Vaya plato tan rico, ha quedado para plasmarlo en los mejores libros de cocina de palacio.
    Yo con la ensalada, ya me daba por satisfecha, pero si me pones a Sir Loin, por delante, y con lo cachas que está, me como hasta los huesos, si los tuviera,jejeje...Besos!!!

    ResponderEliminar
  32. Leyendo , leyendo se me estaba olvidando que se trataba de una receta, eres genial , amiga mía!! Me quedo con la historia y con la receta , todo una delicia!! Un beso

    ResponderEliminar
  33. Que bonita historia de amor y que fantástica receta, que imaginación más desbordante tienes contigo no hay tiempo,mio de aburrimiento y que lo sepas no dejas de sorprenderme ja,ja,ja.
    Un besito y feliz semana.

    ResponderEliminar
  34. MMMM que rico!!! carne a los uruguayos... jajaja, besos

    ResponderEliminar
  35. Uy que rico menú, muchas gracias por la receta . Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Es la historia de amor más bonita que he leído nunca! Y qué buena pareja hacen ¿verdad? Me ha encantado la historia, el plato y sobre todo, esas fotos del albúm familiar. Confieso que me he emocionado y he echado una lagrimilla y todo. Un beso!

    ResponderEliminar
  37. Me declaro fan incondicional tuya!!!
    MMmmmm!
    decorando de corazón

    ResponderEliminar
  38. Hola María!!! Qué maravilla de plato!!! la ensalada te ha quedado de sobresaliente y el solomillo tiene una pinta espectacular, un plato sano, completo y delicioso!! Besotes

    Elena

    ResponderEliminar
  39. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  40. ¡Me encanta la historia, la comida, las fotos, el libro, tú ingenio....! ME ENCANTA

    ResponderEliminar
  41. Pues como la mayoria de los comentarios te han dicho querida amiga, que me ha encantado esta entretenida entrada, que me has hecho reir, y que desde luego daria cualquier cosa por ese solomillo que tiene un corte mas que perfecto, y esa rica ensalada que para estos dias de calor es un festin. Mil besicos cielo mio

    ResponderEliminar
  42. No nos des las gracias, nosotros te las damos a ti. Eres genial María. Me gustaría más tomar sólo la ensalada, pero por no romper esta unión tan bonita, yo que siempre estoy por el amor, soy capaz de dejar que se coman a Sir Loin mi marido o mi hijo, que esos sí que son de "carnes", sabiendo, además, de que quedaría mal dejarla en el plato y se rompería el hechizo. Bss.

    ResponderEliminar
  43. Menudo platazo nos has preparado hoy. A mí la carne no me va mucho, pero mi marido y mi hijo seguro que te harían la ola....y bien grande.
    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  44. Muy buena y sabrosa receta, ñam ñam.
    Un beso guapa y felicidades por tan divertida historieta.

    ResponderEliminar
  45. Que maravilla de receta, bella historia y la presentación estupenda.
    Felicitaciones !!!!

    ResponderEliminar
  46. Que ricura de receta ¡vamos¡ que casan perfectamente ,increíble eres tú con tus historias ¡ainsss¡ me quedo cada vez que vengo maravillada de todo lo que nos cuentas con la boca abierta ¡amos¡ jajaja¡ he estado perdida unos días pero cuando vengo veo que no pierdes el tiempo ...eres única¡¡ besitos cielo.

    ResponderEliminar
  47. Cómo te lo curras¡¡ qué maravilla de entrada¡¡ cómo todas las tuyas¡¡ voy a convertirme en un masterchef¡¡ jajajajajaja... un besazo¡¡ gracias¡¡¡

    ResponderEliminar
  48. Genial, aplausos por la entrada, la historia y la receta y cómo no, las fotos, que dan ganas de meter el tenedor para probar este increible solomillo, Eres una artistaza en todos los sentidos. Besos!!

    ResponderEliminar
  49. María me encanta la gente con imaginación, suelen ser luchadoras y perseverantes. El plato te ha quedado de lo más apetecible y con la carne en un punto medio, fantástico. Bstes.

    ResponderEliminar
  50. Dicen que a las plantas hay que hablarles, pero seguro que tú a tus guisos los embelesas con tus historias y así te salen...te documentas...estudias y aportas a cada receta mucho de tu experiencia personal...

    Ah y adornas y haces tus post....super entretenidos y originales.

    BESOS

    ResponderEliminar
  51. Qué buena pinta!! y la forma de traérnosla, como si fura un cuento ha quedado genial! me ha encantado!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  52. Ummmmm me llega el rico olor hasta aquí....
    Bss

    ResponderEliminar
  53. A mi me encanta tu mente loca bloguera!!! Además la receta tiene una pintaza!!! Mmm
    Voy a probar copiartela!!! Es que le gusta a todos ! Seguro!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  54. MUCHAS GRACIAS!! qué amables y atentos sois!!

    ResponderEliminar
  55. ¡Que gustazo! Esto es pura literatura querida... este solomillo y su real compañía solo pueden estar realmente deliciosos, la presentación es de lujo! No se que me ha gustado más, si el texto, o la receta... lo voy a pensar!
    Bicos artista

    ResponderEliminar

¡Me encantan tus comentarios! Gracias.