jueves, 11 de junio de 2015

El Campeón de los solomillos y la ensalada Reina de corazones

Hoy tengo el honor de presentaros a un caballero y una dama:
"All-Star Sirloin" & "Queen of Hearts salad" 
que andaban separados en capítulos distintos de su libro 
esperando que por un golpe de suerte alguien abriera sus páginas 
y los uniera en un sólo plato...

   Desde hace bastantes años una joven y esbelta Reina venida de lejos
 estaba entre sus líneas y era la favorita en las cenas de verano de la familia:
   
-En su gracia al hablar contaba con: sal, orégano, sazonador de especias italiano y queso parmesano rallado (1 cucharadita de cada) 
-Y destilaba tanto estilo: aceite de oliva y vinagre de vino
-Que con una pizca de su mirada hacía polvo a unos...Ajo y "Cebollo" 
-Y a otros les robaba directamente el corazón: Palmito y "Alcachofo" (los tenía en el bote)


Por su parte, Solomillo, criado en un ambiente sano y puro
en cuanto llegó a la mayoría de edad y se embarcó en los viajes pertinentes 
para completar su educación...dejó rienda libre a su lado más carnal 
fumando tomillo cuanto se le antojaba
y siendo repetidas veces pillado in fraganti  frotándose con lo mejor
 de cada especie (Cayena, Pimienta) y hortalizas (Ajo y Cebolla-que ya estaban molidas-) 



Menos mal que antes de volver a la Corte se arrepintió, soltando grandes lágrimas de jugo y se dedicó en adelante a dar de comer al hambriento, mostrando su gran calidad "vacuna"


 Gracias a sus sacrificios se ganó a pulso el nombramiento del Rey Carlos II:
Recordaba con gran orgullo cómo cuando lo sirvieron por 1ª vez ante él
en una de sus numerosas fiestas, por su jugosidad y empaque
el rey quedó de tal modo fascinado, 
que se levantó y desenvainó su espada nombrándolo allí mismo...
 ¡¡Caballero!!
Estas fueron sus palabras:
"Loin, te nombro Caballero y desde ahora serás conocido como Sir Loin"

A lo que siguió una celebración por todo lo alto ¡con gran alegría de todos los presentes!
y en la que aprovechó para anunciar como un campeón el compromiso nupcial con la Srta. Ensalada, única reina de su corazón (ya que ésta también había rectificado sus dosis picantes, siendo ahora más equilibrada que nunca).
Y haciéndole ella partícipe, en tan bella estampa, de su título de tratamiento...
 "Sé un derrochador con el aceite, un avaro con el vinagre, 
un hombre de estado para la sal y un loco para la mezcla"

Quedaron unidos en el mismo plato por los siglos de los siglos

He aquí un retrato de nuestros protagonistas, actualizada a día de hoy: 


Y una instantánea del acto oficial recogido en el álbum familar.
Imposible encontrar semejante historieta (invención de mi alocada mente bloguera) en el libro mostrado más arriba, pero sí todo tipo de suculentas recetas de 1890, llenas de sabor mostrando al lado su versión más saludable y adaptada a los tiempos modernos sin tantas grasas, cremas, huevos ni sal como se acostumbraba en la cocina norteamericana existente en La Casa Blanca en esos tiempos.  
Y salpicada de ilustraciones junto con pequeñas curiosidades, citas y etiqueta en la mesa. 

Espero que os haya gustado.