domingo, 7 de diciembre de 2014

Galletas bomba


Estos días he estado tramando algo...investigando cómo hacer una bomba...una bomba de sabor que explote al primer mordisco cual manzana envenenada de Blancanieves! con un hechizo tan efectivo que de golpe y porrazo te transporte directamente a la gloria, y de la que no te despiertes ni con un beso del príncipe encantador pues estarás pensando que asunto de qué te interrumpe de tu feliz sueño galletil? 

Con esta entrada participo en los Domingos dulces de Sabrina's Sea of Colors
para ver las recetas o recomendaciones de l@s demás clikea aquí.


INGREDIENTES: (salen unas 12 galletas dobles)
Para la masa de galleta:
-200 grs. de harina 
-30 grs. de almendras molidas
-75 grs. de azúcar
-1 huevo 
-100 grs. de mantequilla fría
-una pizca de sal
Para el relleno:
-75 grs. de nueces ya peladas
-100 grs. de castañas
-50 grs. de mermelada de albaricoque

Además, descubrí el truco del almendruco (bueno más bien castañuco) para pelar las castañas sin morir de aburrimiento en el intento...
Les hacemos una incisión en la piel con un cuchillo y las ponemos en un cuenco cubiertas con agua. Lo metemos en el microondas 12 minutos (sin tapar) a potencia máxima, sacamos con cuidado y ya las podemos ir pelando fácilmente siempre que sea en caliente. Le saldrán las pieles de una sola vez!
PREPARACIÓN:
-Chafamos las castañas haciéndolas puré, mezclamos con las nueces picadas, y la mermelada. Reservamos.
-En un bol mezclamos la harina, almendras molidas, azúcar y la sal. Añadimos el huevo y la mantequilla cortada en trocitos pequeños. Amasamos todo bien hasta que quede una masa fina.
-Precalentamos el horno y mientras tanto extendemos con el rodillo la masa de galletas entre dos films de cocina (para que no se pegue)
-Con un cortador redondo vamos formando círculos (de 6 cm. aprox.) a los que vamos poniendo una cucharadita del relleno y tapamos con otro círculo. Sellamos los bordes apretando un poco con la mano.

-Horneamos a 200º durante 15 minutos aproximadamente.
-Dejamos que se enfríen sobre una rejilla.
-Decoramos al gusto untándoles chocolate.


¿No quieres que te explote una a tí?