lunes, 24 de noviembre de 2014

Tallarines con gambas en salsa de mango







Tenía ganas de hacer ésta receta desde que la ví mencionada en "La Descritora" una novela por entregas del blog Lloviendo historias. Todos los viernes estamos intrigados por saber qué pasará, pues su autora, Mere, además de escribir muy bien nos mantiene en el suspense, pero como lleva pocos capítulos te puedes poner al día enseguida si te animas a leerla. 
Y yo aquí, traigo mi versión pues aunque Lidia me regaló hace poco el libro Wok, de cocina asiática, lo he preparado simplificándolo y "fusionándolo" con la  salsa de mango del cocinero Iwao Komiyama que usa vino de Jerez en ella (por eso me gusta más que otras, claro!)

Además, por ser Lunes vintage o de todo un poco os enseñaré un tibor chino, que me compré hace muchos, muchos años...con ahorrillos de soltera.  Aproveché la ocasión que un gran almacén (muy conocido por todos) celebraba una Feria asiática y trajo de importación entre otras, piezas de porcelana como ésta en azul y blanco.

Clikea aquí si aún no sabes qué compartimos éste día de la semana en el blog de Anna Llansa. 
INGREDIENTES:
-200 grs. de tallarines (yo usé los de la foto, pero podéis usar otros)
-200 grs. de gambas 
-250 ml. de caldo vegetal
-20 ml. salsa de soja
-aceite de oliva
-zumo de 1 limón
Salsa:
-2 mangos 

-5 chalotas
-50 ml. de vino de Jerez
-2 cucharadas de azúcar
PREPARACIÓN:
-Cocer los tallarines según las instrucciones del paquete hasta que estén al dente (en mi caso 2 minutos). Verter en un colador para escurrirlos y pasarlos por agua fría para que termine su cocción. Reservarlos.
Para la salsa:
-En una cazuela con un chorrito de aceite echa las chalotas picadas y cocina con una pizca de sal unos minutos. Pela y pica los mangos y añádelos.
-Vierte el Jerez  y el azúcar y cocinálo 10 minutos.
-Pásalo por la batidora y reserva. 

Ahora calentamos el wok y añadimos 1 cucharada de aceite para freír las gambas. Luego, el caldo de verduras y los tallarines y lo dejamos hervir 5 minutos.
Sazonamos con la salsa de soja, el zumo de limón y una pizca de sal y pimienta.
Acompañamos con la salsa de mango.
Tradicionalmente, se sirve en cuencos, éste por ejemplo sí que es vintage y además tiene un color que me encanta.
¿Gustas?


Y ahola, a comel y movel...los palillos!!