lunes, 1 de septiembre de 2014

D de Dorada

Este mes sigo participando en el reto fotográfico (que no culinario) de la A a la Z
de Miss LavandaComo sabéis, el motivo principal de la fotografía debe empezar por la letra que corresponda y ahora le ha tocado a la D... de ahí el título:
D de Dorada, mediterránea.

Desde que me leí un librito antiguo sobre el arte de la pesca, entre otras cosas, ya sé porqué el sabio naturalista Cuvier la llamó "Chrisophrys" (=ceja de oro) ¡En realidad era un piropo! cuando vió esa diadema de oro que ceñía su cabeza, esos costados con tal gama cromática, esa boca con labios gruesos y esa carne blanca de sabor exquisito...no pudo menos que darle ese nombre, uno de los más poéticos aplicados a especie alguna... Claro que no contaba con que esa boca y todo el paladar estuvieran llenos de dientes (con los que triturar los crustáceos y moluscos que se le pusieran por delante) ¡qué vida ésta!


INGREDIENTES:
-2 doradas medianas 
-1 cebolla
-2 dientes de ajo
-2 tomates
-3 patatas medianas
-perejil, sal y aceite de oliva
-medio vaso de vino blanco

PREPARACIÓN:
Pelamos y partimos las patatas en rodajas y las vamos friendo en una sartén con aceite. Las sacamos cuando cuando estén, bajamos el fuego y pochamos la cebolla picada.
Las doradas, ya limpias y abiertas, las sazonamos con la sal, ajo y perejil picados.
En una bandeja de horno engrasada ponemos las patatas, cebolla y encima el pescado.

Partimos los tomates en rodajas y los disponemos alrededor. Vertemos por encima un chorreón de aceite de oliva y el vino. 
Metemos en el horno, ya precalentado, a 180º, unos 20 minutos aproximadamente (dependiendo del tamaño de las doradas y de vuestro horno).
Servimos caliente acompañado de la guarnición.


¡Y ojo con la dorada...
si en lugar de votarla (foto) la pescáis!

(Ya sabéis, del día 10 al 18, pinchándo aquí. Gracias)