sábado, 12 de julio de 2014

Helado de mango














Lo de hoy es consecuencia del ansia que me entró ayer de ver tantos helados suculentos por la red, y es que eso tiene su peligro ¡¡¡así no se puede vivir!!! habrá que apagar el ordenador y huir de la tentación, o llenar ese vacío en...este blog.
Y ahora viene lo difícil, escoger el sabor.
Por eso, me acordé de mi cocinero favorito, Jamie Olivier, que en un plis-plas hace cosas geniales como este helado de mango con yogur, que está riquísimo. Además, no hace falta heladera, azúcar invertido ni mucho tiempo. Es muy sano y poco calórico.
   
INGREDIENTES:                                        
-450 grs. de mango, en trozos.
-2 cucharadas de miel
-1 yogur natural cremoso     
-2 hojitas de menta



Triturar todo en la batidora, verterlo en un molde de silicona y meter en el congelador. 
Desmoldar un ratito antes de servir.

Jamie Olivier también le añade zumo de una lima y los trozos de mango los tiene ya congelados para hacer el helado en cualquier momento. Simplemente triturándolos en la batidora con los demás ingredientes y sirviéndolo en copas.

Yo me he tomado la libertad de cambiarlo un poquito poniéndolo en un bonito molde formando una tarta helada y vosotros podéis tomaros la libertad de comer a discreción, acompañándolo con nata, sirope de chocolate o toppings varios...

¡Qué buen invento el helado!
Sobre todo cuando hace calor, pero como no hay nada nuevo bajo el sol, ni el helado ni  estos moldes de hoy en día tan bonitos, aquí tenéis la muestra de lo que ya había en época victoriana en Inglaterra:
                                            El de forma de espárragos ¡causaba furor!

Bueno, ya basta de cháchara... 
¿venís a por un helado?