jueves, 12 de junio de 2014

¡Marchando una cerveza dulce!

¿Rubia o negra?...por fin no tenéis que elegir, porque aquí van juntas ¡pero no revueltas!
para comérselas a cucharadas porque son dulces y gelatinosas, van cubiertas con nata y toppings de chocolate y espolvoreadas con canela... Ummm!!!!
¿No queréis probarlas recién sacadas de la nevera?

Con esta receta participo por primera vez en el Reto de las cosas ricas de Gaby, que para el mes de Junio ha propuesto la cerveza como ingrediente estrella en platos dulces. ¿Interesante verdad? espero que os guste! 



Vamos a ello:

Gelatina de cerveza negra:
-1 lata de cerveza negra 330 ml. sin alcohol (a temperatura ambiente)
-1 palo de canela
-4 cucharadas de azúcar
-1 sobre de gelatina en polvo neutra (Royal)
-un chorrito de vino dulce
-agua
-1 cucharadita de cacao en polvo Valor.

-Vertemos en una jarra graduada la cerveza (330 ml.) y cuando se baje la espuma completamos con agua y un chorrito de vino dulce hasta tener 500 ml de líquido.
-En una taza echamos el sobre de gelatina y el chocolate en polvo y vertemos un poco del líquido anterior para que se hidrate, mezclando con una cuchara. Lo dejamos reposar.
-Mientras tanto, en un cazo al fuego, ponemos el resto del líquido, el palo de canela y el azúcar hasta que empiece a hervir.
-Lo retiramos del fuego,quitamos la canela y vertemos el contenido de la taza, removiendo para que se disuelva. Apartamos y dejamos que se enfríe un poco. 
-Repartimos en 6 jarras y las metemos en la nevera.

Cuando esté semicuajado ponemos por encima un puñado de granitos de almendra y volvemos a meter en la nevera.

Gelatina de cerveza rubia:
-1 lata de cerveza rubia de 330 ml. sin alcohol (temp. ambiente)
-jugo de medio limón
-4 cucharadas de azúcar
-agua
-1 sobre de gelatina en polvo neutra

-Igual que antes, ponemos la cerveza en la jarra graduada y completamos con el zumo y el agua hasta tener medio litro en total.
-En una taza ponemos la gelatina y vertemos del líquido para que se hidrate.
-Colocamos el resto en un cazo al fuego con el azúcar hasta que empiece a hervir.
-Retiramos y le añadimos la gelatina diluída de la taza. Mezclamos bien.
-Dejamos que se enfríe un poco.

Cuando ya esté cuajada la gelatina que tenemos en la nevera, sacamos las jarras y vertemos por encima la que hemos preparado ahora, la capa rubia. Ahora dejamos de nuevo enfriando en la nevera para que se solidifique y entonces ya podemos cubrirlas con nata montada azucarada, espolvoreando canela por encima y toppings de chocolate.

Servir bien frío!